La princesa que soñaba con ser caballero

Toda mi vida he escuchado como me llamaban princesa. Cuando tenía tres año no lo entendía ni me importaba porque, a pesar del vestido rosa y los holanes, yo seguía jugando en el barro a que salvaba reinos enteros. Sin embargo al momento de crecer las cosas cambiaron. Modales, ropa, actividades, juegos, palabras, todo eso me fue separando de mi pacífica y divertida vida.

Como una princesa ya no podía gritar, no podía enojarme, no podía hacerme escuchar, había que cruzar las piernas, sonreír, ser encantadora. Me obligaron algunas veces a enfundarme en modales que me parecían ridículos porque no se los imponían a los príncipes que yo conocía. Cuando desee volver a jugar con ellos y no hallé el valor de pedírselos me di cuenta de que era diferente, por primera vez odié haber nacido en ese lado de la acera.

Me rebelé contra todo. Deje los vestidos y el cabello largo atrás, me apasioné por los libros y las historias de grandes guerreros luchando para salvar el mundo. Yo quería ser como ellos, pero estaba resignado a que la naturaleza de mi cuerpo nunca cambiaría. Resignado viví gran parte de mi vida.

Entonces descubrí una magia increíble, una verdad en la vida que lo rompía todo, alguien por ahí había escrito que yo podía ser un caballero a pesar de mi apariencia. Sentí miedo y alivio, mi mundo dio tres giros y medio, estaba confundido con todo lo que yo había creído hasta el momento. Me tomó su tiempo entender que eran solo esas ideas preconcebidas que se me habían inculcado.

Con el tiempo entendí que mi corazón había sido de un valiente guerrero todo este tiempo, y que mis lagrimas y emociones eran equiparables a los grandes hombres de la Antigua Grecia, quienes podían acabar con sus enemigos al tiempo que lloraban la perdida de sus compañeros.

Cierto que una vez fui princesa y no me molestó, pero ahora que soy rey de mi propio  reino soy más feliz conmigo, el espejo me devuelve sonrisas y buenos pensamientos. Y me pregunto ¿cuantas buenos caballeros están resignados a seguir siendo princesas?

¡Más por leer!

Leave a comment

¡Deja un comentario!