¿A dónde fue la diversidad en la literatura infantil y juvenil?

Cuando era niño nunca me encontré en la literatura

Tengo un recuerdo muy claro de mi niñez. En casa, libros ha habido siempre, de todas las formas y tamaños. Crecí con aquellos cuentos típicos y no tan típicos que mi madre me leía siempre antes de ir a dormir. Nunca me pregunté porque las princesas solo se casaban con príncipes o porque no había más caballeros de armaduras relucientes que salvaran a otros que no fueran doncellas. Era lo que era. La literatura que yo conocí en ese tiempo nunca varió mucho.

Sin embargo, sí que me preguntaba por qué yo era tan extraño, tan diferente a los otros niños de mi edad. No era capaz de encajar en lo que me decían debía ser. Cargué con la duda mucho tiempo, el mismo tiempo que cargué con libros a todas partes.

Mis propios libros no concebían nada más que personajes hetero, cisgenero y casi siempre blancos. Y eso comenzó a preocuparme cuando me hice mayor.

¿Qué iba a ser de aquellos niños que sintiéndose diferentes no se verían por ningún medio? ¿Sería el espejo su única realidad? Yo tuve ocasiones en las que me sentía tan diferente… tan solo.

Aquella sensación de ser un bicho raro en el mundo, sin nadie más que comparta tus sentimientos, no es la más agradable para un niño ni para un adolescente. Yo en ese tiempo me refugié en la fantasía, porque ahí todo era posible, aun así, no hubo libro alguno con un personaje que fuera un referente para mí.

Me identifiqué con muchos personajes masculinos en mi vida, todos aventureros, todos valientes, con sus problemas y amoríos pero ninguno reflejaba en su totalidad lo que yo sentía. Yo era un chico trans, asexual, que pensaba que todo estaba mal con él porque desconocía estas realidades.

Creo que si yo hubiera tenido en mis manos libros que hablaran sobre héroes o heroínas trans, tal vez, no hubiese tardado veintitantos años en descubrirme, en saber la esencia de mi ser.

Los libros tienen un motivo para existir. Son un acompañamiento para aquellos que disfrutamos de mundos internos, de mundos fantásticos, de terror, de ciencia ficción, mundos para escapar un ratito del mundo real. Son a veces el primer acercamiento del niño a la vida social, no pueden seguir siendo tan reducidos, tan edulcorados.

Es cierto que la literatura infantil está evolucionando, cada día se publican más y más cuentos sobre familias homoparentales, pero esta literatura se reduce casi siempre al sencillo argumento de que existen.

Mi propuesta va más allá de solo existir.

Escribir y editar libros para niños y jóvenes desde la fantasía, abrir las puertas a personajes tridimensionales, protagonistas de sus historias; sirenas, piratas, ladrones, paladines, príncipes y doncellas. Deleitar al mundo con cuentos y novelas que presenten la diversidad con la misma naturalidad que se presenta la heterosexualidad.

Y logrado esto, dar un paso más allá, abordar todas las diferencias del mundo.

¿A cuántos niños no les ayudaría tener un héroe con Asperger? ¿O princesas mudas? ¿Caballeros ciegos? Que no sean personajes secundarios, que sean dueños de su destino.

Con frecuencia los escritores no conciben otra idea de literatura diversa que no sea a partir del drama. ¡Estoy harto del drama! Yo quiero acción y si hablo sobre fantasía y magia es porque esa es mi área pero eso no significa que no pueda haber más géneros. Que increíble sería leer historias de terror, ciencia ficción, de vaqueros, thriller, etc. con personajes queer.

Y no dudo que estas historias existan, sin embargo la mayoría son importadas desde el inglés, pocos autores de habla hispana se han atrevido a esto. Ya de por si el género fantástico no es muy abordado por la élite de escritores latinos, quienes se sienten más a gusto relatando desde el realismo. Hacen falta más libros en español con su respectiva calidad literaria.

Imagina cuan acompañado te hubieras sentido si en tus libros favoritos existieran personajes que compartieran características contigo. Habrías entablado una charla a través de sus páginas y habrías descubierto que nadie está solo en el mundo, ni siquiera alguien tan diferente como tú.

¡Más por leer!

Leave a comment

¡Deja un comentario!